Desorganización y judicialización del absurdo

1
1171

Algo quedaba claro, Cristina Fernández de Kirchner (CFK) había desaparecido de la agenda política, en los medios y en la calle. La derrota propinada por Cambiemos en la última contienda electoral la había dejado en fuera de juego y sin reacción. Su capacidad para arbitrar la realidad como oposición real había quedado relegada a la ridiculez de perder en su propio territorio. Si después de subir las tarifas de los servicios, caer el empleo y el nivel de producción, y aumentar la pobreza, no podés revertir las derrotas electorales que te vienen propinando desde 2013, se te presenta un escenario complicado.

En este escenario de ombliguismo apacible, reclusión y alteridad des-encontrada, cae el amigo Claudio Bonadío. Sentido y propiedad, Señor. Cuando todo el arco peronista se mantenía silencioso, desde una horizontalidad desacostumbrada, rastreando las huellas de una derrota, tratando de enduir una descascarada pared tras muchos años de monotonía K, el amigazo Bonadío viene a simplificar todas las tareas. La plaza se llena de significados simples, los malos, los buenos. Tiempos de reconstrucción truncados por hinchadas fervorosas a la espera de un escenario nuevamente polarizado. Y ahí abriendo camino, el amigo Bonadío.

Sinuosa y escarpada intervención de la justicia en el juego político argentino. ¿Inocente? Precoz de cualquier punto de vista. Complicada de entender/aceptar para el Partido Justicialista (PJ) y aún para lo que acontezca con el propio Juez. Todas las reformas silenciadas por estos fuegos de artificio. Todo el arco peronista infiel a CFK, sin capacidad de respuesta, desorganizado.

Desorganización y discursos deshilachados en el peronismo

La reacción del PJ termina siendo tibia, obligada, desorganizada, desenfocada. Mientras que el peronismo no encuentre refugio en alguna figura o que el Partido asuma la dirección que sus líderes no saben resumir, la horizontalidad del “veremos qué pasa” está llevando al estancamiento político al peronismo. Organización, siempre organización. Cada cual salió a responder una cosa diferente sobre el pedido de prisión preventiva sobre CFK. Unos recordaban su coherencia, otros llamaban a movilizar, otros se movilizaron. La voz debe ser una porque el significado debe ser uno. La batalla ya no era para el peronismo porque el peronismo no tuvo una respuesta a la altura, significativa. El espacio que uno no ocupa, lo ocupa el resto. CFK ocupó ese espacio brindado por el Juez federal Bonadío. CFK siempre ocupa los espacios que se generan.

Horizontalidad paralizante y líderes a los que les cuesta asumir sus roles. Vestirse para el puesto que uno quiere ocupar, hacerse cargo. Valentía y algo de rabia. La iniciativa siempre la termina teniendo Cambiemos que es quien organiza la vida política de su partido, de Unidad Ciudadana (UC), habilitando su contrapunto, y del PJ, habilitando o silenciando su capacidad contestataria y organizativa. O se tiene genio y carisma o se tiene organización. O los líderes del PJ asumen un rol enérgico, aún sin consensos generados, o el Partido se termina de reorganizar y asume control y un rol con iniciativa. Ahora la iniciativa es siempre de Cambiemos y el único juego que conviene es poner a CFK en el escenario. Ese juego, aún desgastado, es lo que volvió a plantear ¿sin quererlo? Bonadío.

Vaya uno a saber a quién ha respondido con el pedido de prisión preventiva presentado contra CFK. Sin duda obliga al PJ -con el que CFK ha roto y en el que cada día tiene menos amigos- a brindarle su apoyo. Un apoyo mudo, sinuoso, obligado. Bonadío fuerza al PJ a hacer lo último que quería, apoyar a CFK. El Juez llena la plaza de esos significados simples que condujeron a la derrota del peronismo, una y otra vez desde el 2013. El Verbo vuelve a tomar forma, significado y cuerpo en CFK. La habilita a responder, le garantiza legitimidad, le abre el campo para ser la oposición verdadera.

Causas y caprichos

Prisión preventiva a una ex-presidenta. Con todas las pruebas en la mano. Sin capacidad de entorpecer la causa. Sin la más mínima intención de fuga. Por una causa sobre un memorándum votado por ambas cámaras. Y uno se pregunta, se esté trabajando en una oficina o en un taxi, en un corralón o en un taller mecánico, ¿cuánto capricho habrá en la vida política argentina?

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here