Memorias del genocidio indígena: ciencia, arte y militancia

¿Qué se entiende por genocidio? ¿Por qué calificamos de genocidio indígena a determinadas políticas estatales? ¿Cómo se puede rastrear históricamente la construcción ideológica del genocidio en Argentina? ¿Cómo se siguen expresando en la actualidad esas prácticas genocidas? ¿Cuáles son las posibilidades de reparación histórica?

Esos fueron algunos de los disparadores de la jornada “Genocidio Indígena en Argentina. De la violencia colonial a la criminalización actual”, que se llevó a cabo el jueves 23 de noviembre en el Centro Cultural Paco Urondo  de  la Ciudad de Buenos Aires, con la presencia de expositores y expositoras de distintos puntos del país provenientes del ámbito académico, de organizaciones de militancia indígena y de otros colectivos sociales.

La finalidad fue compartir las nuevas líneas de investigación en torno al concepto de “genocidio indígena” y también debatir -en un encuentro abierto al público- cuestiones relacionadas a las formas de violencia estatal, los espacios fronterizos, los territorios, las memorias, las represiones, las resistencias, los medios de comunicación, los estereotipos y estigmatizaciones, las reparaciones, los desafíos y las propuestas a futuro. Entre otras, estuvieron presentes las universidades nacionales de Buenos Aires, del Comahue, del Centro de la Provincia de Buenos Aires y de Río Negro.

El encuentro fue  realizado por la Red de Investigadorxs en Genocidio y Política Indígena en Argentina (RIGPI), una organización que reúne el trabajo de profesionales de distintas disciplinas sociales y artísticas -Antropología, Historia, Sociología, Educación, Comunicación, Cine, etc- con el objetivo de fundamentar científicamente el uso del concepto de genocidio para explicar los procesos de consolidación y avance estatal de fines del siglo XIX, en la naciente república Argentina y cómo estos procesos operan en la actualidad.

Entre otros, expusieron Carina Lucaioli, Sara Ortelli, Mariano Nagy, Walter Delrio, Lorena Barbuto, Pilar Pérez, Luciano Literas,  Adrián Moyano, Enrique Mases,  Lorena Rodríguez, Lorena Cañuqueo, Diana Lenton, Alexis Papazian, Valeria Mapelman, Luciana Mignoli, Marcelo Musante y Darío Aranda.

Asimismo, los artistas Marcelo Bronstein, Gustavo Larsen, Ulises González, Cristina Piffer y Hugo Vidal impulsaron hacer visible el genocidio desde el arte, ya que sus obras abordan masacres indígenas, procesos históricos de sometimiento y formas actuales de intervención en el espacio público, entre otros aspectos.

Antes del plenario final a cargo de los directores de la RIGPI, Diana Lenton y Walter Delrio, el payador Wilson Saliwonczyk ofreció una presentación musical con  improvisaciones que abordaron desde las Campañas al Desierto, pasando por las masacres de Napalpí y Rincón Bomba, hasta el contexto actual.

Vale destacar que en un momento de la jornada, Lorena Cañuqueo, comunicadora e investigadora mapuche y miembro de la RIGPI, tomó la palabra para advertir acerca de un nuevo operativo combinado entre distintas fuerzas represivas que se había llevado a cabo el día anterior en Relmu Lafquen (lago Mascardi), mientras que Agustín Santillán, referente wichí, agradeció el compromiso de diversos sectores y actores sociales con la lucha de los pueblos indígenas.

En las jornadas funcionó un stand permanente con venta de libros publicados por miembros de la RIGPI y por los expositores y expositoras invitadas, mientras que Delrio aprovechó la oportunidad para anunciar el inminente lanzamiento de una nueva publicación colectiva de la Red, “En el país del no me acuerdo. Archivos y memorias del genocidio del Estado argentino sobre los pueblos originarios, 1870-1950″, obra que estará disponible para su descarga on-line gratuita en la página de la Universidad Nacional de Río Negro (UNRN).

La vinculación entre academia y arte

La participación de artistas plásticos durante la jornada supone una nueva forma de hacer visibles los objetivos de la Red desde una perspectiva distinta. Apelando a los sentidos y las emociones de un público que crece día a día, durante los últimos años, la Red ha ampliado su ámbito de divulgación más allá de las fronteras de la academia y ha intentado vincular la investigación con el arte.

Marcelo Bronstein, fileteador, ha orientado sus trabajos a divulgar las masacres de La Bomba, Napalpí y la represión del movimiento indígena durante la última dictadura cívico-militar. Gustavo Larsen ha realizado sus quipus con el mismo objetivo e intervino el Museo de Antropología de La Plata donde fueron llevados como prisioneros muchos caciques patagónicos y sus familias. Las obras de Ulises González se originan en las investigaciones sobre las campañas militares a Pampa, Patagonia y Chaco, mientras que las de Cristina Piffer se inspiran en los archivos del campo de concentración para indígenas de la isla Martin García. Hugo Vidal por su parte se ha dedicado a las intervenciones callejeras y de edificios con sus carteles sobre la Masacre de La Bomba y calendarios en las paredes de los edificios de la Ex Esma.

¿Qué es  la Red de Investigadores en Genocidio y Política Indígena en Argentina?

La RIGPI trabaja desde 2004 en  articular los esfuerzos de profesionales de diferentes disciplinas y de todo el país, interesados en profundizar sobre el concepto de genocidio aplicado al proceso que afectó a los pueblos indígenas, preexistentes a la conformación del Estado argentino. Algunos de los objetivos de la Red son:

  • Plantear la necesidad y la posibilidad de aprehender científicamente el fenómeno del genocidio de los Pueblos Originarios en la historia republicana argentina, tópico que si bien está presente en el sentido común general y en el discurso de las organizaciones de militancia y raíz indígena, no ha sido en la misma medida abordado y sistematizado desde la academia local.
  • Rastrear, compilar y sistematizar un corpus documental que desmienta la presunta falta de indicios escritos sobre este genocidio. Conformar un reservorio o archivo de la memoria que, a la manera de otros reservorios existentes, permita preservar y actualizar la historia oral sobre el genocidio, trabajando junto con sus testimoniantes.
  • Analizar las continuidades y/o rupturas a lo largo de la historia de las políticas estatales –nacionales o provinciales- respecto de los Pueblos Indígenas.
  • Conformar una red entre investigadores, comunicadores, artistas, militantes indígenas y organizaciones de la sociedad civil para potenciar los esfuerzos de des-encubrimiento. Sentar las bases para la discusión pública del tema, tendiente a erradicar el error y formar conciencia histórica, única manera de prevenir la repetición de esta clase de crímenes de lesa humanidad.

La Red es en la actualidad un grupo de personas que colaboran de diversas maneras en investigar y difundir  las investigaciones que la sustentan.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here